• Lunes, 19 de junio de 2017

Carrie Fisher consumió cocaína, heroína y éxtasis antes de morir

Según la autopsia la actriz tenía al menos estas tres sustancias en su cuerpo, aunque la cantidad no determinaría las causas de su muerte.

Redacción LA

Según un informe de autopsia obtenido por la agencia de noticias The Associated Press, Carrie Fisher tenía cocaína, heroína y éxtasis en su sistema según lo ha confirmado el análisis toxicológico.

De todas maneras, un juez de instrucción no pudo determinar qué papel desempeñaban estos fármacos como causa de su muerte o no.

Según el informe oficial, la actriz murió de apnea del sueño y una combinación de otros factores pero al conocerse estos resultados de la autopsia no se podría confirmar si tuvieron que ver, o no, con las causas de su fallecimiento.  

"Basándonos en la información toxicológica disponible, no podemos establecer la importancia de las múltiples sustancias que se detectaron en la sangre y el tejido de la Sra. Fisher con respecto a la causa de la muerte", afirmó el informe.

Según detalles del informe publicado hoy, Fisher pudo haber tomado cocaína tres días antes de caer enferma en un vuelo internacional el 23 de diciembre. Ella murió en un hospital cuatro días después. 

Recordemos que Carrie siempre había sido sincera acerca de su lucha con el abuso de drogas y alcohol, revelando que comenzó a experimentar ya a los 13 años.

Fisher fue diagnosticada con trastorno bipolar a la edad de 24 años y su dependencia de medicamentos recetados se convirtió en una adicción. "Las drogas me hicieron sentir más normal", explicó en una entrevista de 2001 con Psychology Today.

En el momento del entierro, las cenizas de Fisher fueron colocadas en una urna hecha para parecer una píldora de Prozac, la cual ella misma solicitó personalmente como un homenaje autodespreciable a sus luchas.

En declaraciones a The Associated Press, el hermano de Fisher, Todd, dijo que no estaba sorprendido de que las drogas pudieran haber contribuido a la muerte de su hermana.